El candado de la puerta de acceso al pozo de agua ubicado en el viejo callejón de San Dieguito fue forzado, quizá con la intención de robar agua, por lo que el personal de OROMAPAS rompió las cadenas para poder ingresar a llenar unas pipas. Hasta el momento se desconoce la identidad de quien cometió este hecho reprobable.

Según las palabras del Ing. José de Jesús Pérez Ramos, director del Organismo Operador Municipal de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento, ya se están tomando las medidas necesarias para evitar que vuelva a ocurrir este tipo de vandalismo; se instalarán cámaras de vigilancia y nada impedirá seguir trabajando para que en los próximos días se restablezca el servicio del vital líquido, aún sin contar con los recursos monetarios necesarios dentro de esta dependencia, el presidente Humberto Arellano Núñez está tocando puertas para que juntos se le de fin a este problema de hace varios años.

Si bien, no se tienen una varita mágica para que en la tercer semana de haber tomado las riendas en OROMAPAS se resuelva este grave inconveniente del que antes nadie se ocupó. Se está tratando de dar soluciones y eso es evidente, por lo que se pide a todas las personas que hacen este tipo de cosas mal intencionadas que dejen trabajar sin sabotear para obtener pronto buenos y mejores resultados.

Queremos que Acaponeta vuelva a tener agua limpia para todos.

22228350_1426799624093970_6505228145963223367_n 22308716_1426799697427296_5092336781127260701_n